Nos encontramos en la era de la tecnología, sin embargo para llegar hasta este punto en la historia el planeta tuvo que pasar por grandes épocas que nos impulsaran hacia el crecimiento e industrialización,  sin embargo el costo de ese desarrollo ha sido muy alto para el planeta:

  • Derrames de petróleo
  • Emanación de gases industriales
  • Residuos tóxicos
  • La contaminación del agua
  • Desechos sólidos industriales
  • Exceso de fertilizante y productos químicos
  • Quema y tala de árboles.

Es impresionante observar como la revolución industrial no solo ha generado progreso también ha producido cinturones de pobreza y deterioro del planeta, esto debido a que los proyectos no fueron concebidos desde el inicio para ser sustentables, para reducir el impacto negativo en temas sociales y ambientales. Por lo tanto es allí donde nace la necesidad de crear proyectos sustentables, buscando un equilibrio entre el desarrollo, la rentabilidad y el beneficio social.

Sustentabilidad

De acuerdo a la declaración de Estocolmo 1972. Todos los países deben buscar una manera diferente de progresar y desarrollarse que no genere deterioro para el planeta o pobreza.  Este postulado engloba el concepto de sustentabilidad pues se refiere a: “satisfacer las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades”

La sustentabilidad no es por sí misma un elemento sociológico, por el contrario es la unión de varios elementos que forman parte de un tejido en el cual convergen:

  • Producción: como hago para que mis productos sean amigables con el ambiente, como gestiono esos desechos. Principio de corresponsabilidad y logística inversa. Logística verde.
  • El medio ambiente, su preservación y cuidado.
  • Economía: Debemos tener en cuenta que todos los involucrados (stakeholders) deben sentirse en una relación ganar – ganar.

Estas tres variables gestionadas adecuadamente producen bienestar común, un equilibrio entre entorno y empresa, en la cual desde una visión global la compañía tiene en cuenta el llamado efecto mariposa.

Como emprendedores o CEO de una organización  debemos tener en cuenta el precio que estamos pagando por desarrollo al mismo tiempo que cambiamos el discurso hacia las generaciones venideras en donde decimos “te entrego lo que quedo” a uno en la que le rendimos cuantas y les enseñamos “que hicimos con lo que tuvimos.” Pues la historia no nos juzgara por nuestras intenciones sino por nuestras acciones.

Sea cual sea tu idea de negocio o proyecto busca la manera que este  tenga un equilibrio entre la rentabilidad y la sustentabilidad, pues esa es la forma de hacer negocios en el siglo XXI.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s