Recientemente escuche una entrevista en W Radio Colombia acerca del paro de pilotos de Avianca, quizás la mejor aerolínea de américa latina, sin embargo lo que me llamo la atención fue la descripción de Jaime Hernández acerca de la calidad de vida de la tripulación de cabina de estos aviones.

Según el capitán y presidente de la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac) los pilotos no disponen del tiempo necesario para disfrutar sus alimentos, sus empleados usan su tiempo libre para capacitarlos o pedirles que realicen tareas especiales, tampoco les pagan el tiempo muerto aun cuando deben estar disponibles, y en ocasiones una jornada de trabajo diario se convierte en una semana.

Situaciones como las descritas anteriormente me llevaron a reflexionar acerca del valor que tiene el bienestar de una persona contrastado con el salario económico que se recibe en una empresa; el mejor ejemplo de esta situación es Vicky Dávila, una periodista Colombiana, exitosa y con un recorrido profesional de más de 20 años, quien un día fue despedida de su trabajo por una compañía a la cual no le importo el sin número de sacrificios que ella tuvo que hacer en pro su trabajo y por conquistar un renombre profesional.

Unos meses después de estar trabajando a medio tiempo desde su casa Vicky escribió una columna llamada Si pudiera devolver el tiempo, en ella deja ver entre líneas que se arrepiente de haber sacrificado tiempo con sus hijos y su familia en pro de su éxito profesional, pues no hay salario o reconocimiento que se compare con el bienestar de ella y su familia.

Querido lector, quizás te encuentras en la posición de los pilotos de Avianca en una muy buena empresa en la que te hacen trabajar de más y hacer “pequeños” sacrificios a cambio de salario que te permite mantener una buena calidad de vida, sin embargo, pero no esperes a quedarte sin trabajo para empezar a valorar todas aquellas cosas que representan tu bienestar, como el tiempo con tu familia, cuidar de tu salud o un buen descanso sin interrupciones.

Pregúntate ¿Cuánto vale tu bienestar? ¿Cuánto vale tu salud? ¿Cuánto vale el tiempo con tu familia? ¿estás dispuesto a seguir sacrificando todo eso por un trabajo que no sabes si tendrás mañana? Recuerda que los trabajos van y vienen, pero tu felicidad, tu bienestar son lo primero.

Si te gusto este post compártelo con tus amigos, y no olvides suscribirte para estar enterado de primera mano de cada publicación que haga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s